La gastronomía, motor de un nuevo modelo de turismo

Resumen de prensa, 06/03/2006

La gastronomía, motor de un nuevo modelo de turismo
Los grandes chefs atraen visitantes de los cinco continentes

LA VANGUARDIA

ANTONI F. SANDOVAL - 05/03/2006
GIRONA

VALOR AÑADIDO
Los restaurantes más valorados por las guías internacionales ya son ganchos turísticos
 
OPORTUNIDAD
El Govern cree que hay que aprovechar el buen momento de la cocina para vender Catalunya
 



Catalunya se ha convertido en una zona de referencia gastronómica de primer orden a escala mundial, como lo han sido la Provenza francesa, la Toscana en Italia o el País Vasco. La cocina catalana, de la mano de grandes chefs como Ferran Adrià, Santi Santamaria, Carme Ruscalleda, Joan Roca o Sergi Arola, entre otros muchos, ha entrado con fuerza los últimos años en el panorama gastronómico internacional, se ha consolidado y se ha convertido en un elemento primordial de promoción turística que atrae cada día a más visitantes, la mayoría de ellos de un elevado nivel cultural y alto poder adquisitivo.

El Bulli, El Racó de Can Fabes, el Sant Pau o El Celler de Can Roca son los primeros de una larga lista de restaurantes catalanes reconocidos por numerosas guías gastronómicas a los que cada año acuden ya no tan sólo gourmets de los cinco continentes, sino también visitantes interesados por algo más que el sol y la playa. Estos restaurantes son el motor de un nuevo modelo de turismo con un gran valor añadido que crece cada día más en Catalunya.

Para el chef de El Racó de Can Fabes, Santi Santamaria, los restaurantes catalanes con tres y dos estrellas en la guía Michelin, junto a una larga serie de establecimientos del país de reconocido prestigio, se han convertido en un auténtico "polo de atracción internacional" de turismo gastronómico y de visitantes que acuden, además de por la cocina, por la cultura, las artes o el paisaje. La gastronomía es para Santamaria un valor añadido muy importante que, en muchos casos, acaba convirtiéndose en "el motivo esencial para viajar" para quienes quieren conocer nuevos países y culturas.

Juli Soler, el director y propietario de El Bulli junto con Ferran Adrià, explica que atraídas por la buena cocina muchas personas "hemos ido alguna vez a un restaurante muy bueno, a pesar de que se encuentre en sitio pésimo y nos hayan tratado mal". Por suerte, dice Soler, en Catalunya ocurre todo lo contrario, el nivel gastronómico es muy alto, "tenemos muy buenos restaurantes, en un entorno privilegiado y ofrecemos un trato excelente". El director de El Bulli reconoce que a disfrutar de Catalunya y de su gastronomía les gusta venir "a los españoles de todas partes, a los europeos, a los chinos, a los americanos y hasta a los marcianos".

El responsable de El Celler de Can Roca, Joan Roca, explica que los vuelos de las compañías aéreas de bajo coste que tienen como base el aeropuerto de Girona "nos traen un gran número de clientes que vienen a comer y luego vuelven a su casa" pero también a otros que "no tan sólo quieren conocer El Celler sino que se interesan también por otros restaurantes de Catalunya y hacen una ruta por todos ellos". Es precisamente la creación de esa red de buenas mesas, según los chefs catalanes, la que garantizará el futuro de una industria turística cada día mejor.

Pero una situación como la que vive hoy Catalunya "no suele pasar muchas veces" y, teniendo en cuenta que puede ser pasajera y que "quizá llegue el momento en que no estemos en la primera fila del escaparate, tenemos que aprovecharlo ahora". Al menos así lo cree el conseller de Comerç, Turisme i Consum, Josep Huguet, que afirma que la Generalitat, con la colaboración de los chefs, "ha trabajado y trabaja para vender Catalunya al mundo", pero que aún "se puede hacer mucho más".

En este sentido, Huguet señala que la cocina "nos tiene que servir para presentar y promocionar productos del país". De la mano de estos grandes chefs, dice el conseller, "tenemos que ser capaces de potenciar los productos que tenemos en Catalunya", como pueden ser los vinos, los aceites, los quesos, las verduras, los arroces o los pescados del litoral catalán, para impulsar a la vez a las empresas y las industrias agrolimentarias de Catalunya. "La gastronomía de calidad tiene que poner en la mesa todos estos productos específicos que son, a su vez, los grandes aliados de esta cocina que, además de la creación, tiene que tener una de sus bases en el arraigo en la tierra", señala Josep Huguet. El Govern, asegura el conseller, debe seguir trabajando para potenciar y "dar a conocer aún más en todas partes nuestra alta gastronomía".

Accés associats