El Consistorio barcelonés corta las alas a los apartamentos turísticos en Ciutat Vella

Resumen de prensa, 20/12/2005

LA RAZÓN Montse Espanyol

En el casco antiguo hay 831 pisos legales de estas características y 1.500 ilegales que tendrán que cerrar


Barcelona- Quien tenga un apartamento turístico en Ciutat Vella ya no tiene un tesoro, sino un dolor de cabeza. El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido poner coto a la proliferación de este negocio. A través del Plan de Usos de Ciutat Vella, además de prohibir la aparición de nuevos apartamentos turísticos, perseguirá los que son ilegales. Se consideran legales los 831 apartamentos turísticos registrados en la conselleria de Comercio, Consumo y Turismo antes de la entrada en vigor del plan de usos, el pasado 2 de julio. El resto son ilegales.
   El concejal de Ciutat Vella, Carles Martí, que ayer presentó la campaña para controlar los pisos que se alquilan a turistas, calcula que hay cerca de 1.500 apartamentos ilegales. Para destaparlos, ha montado un operativo. A través de la búsqueda en Internet y del trabajo en la calle –localizando los que se anuncian en balcones–, los técnicos han descubierto 212 pisos sin licencia.
   Tras su detección se les envía la correspondiente orden de cese de la actividad. En caso de incumplirla, los propietarios se enfrentan a multas de 300 a 900 euros. Si aun así continúan con la actividad, se procede a su precinto y si rompen el precinto, se va a los tribunales. Por ahora, la prioridad es cerrar 40 pisos que tienen denuncias de los vecinos.
   El plan de usos también afecta a los apartamentos legales. Éstos tienen hasta diciembre de 2006 para conseguir una licencia municipal de cambio de uso, de vivienda a residencia. Además, deben notificar a la comunidad de vecinos su actividad. A los apartamentistas les preocupa las posibles variaciones del valor catastral o el hacer escrituras nuevas.

 

Accés associats