Ciutat Vella ordena el cierre de 1.500 pisos turísticos ilegales

Resumen de prensa, 20/12/2005

LLUÍS PELLICER  -  Barcelona

EL PAÍS - 20-12-2005

 

El distrito sólo regularizará los 831 apartamentos inscritos en Turismo

El distrito barcelonés de Ciutat Vella ha empezado a poner coto a los apartamentos turísticos. De los más de 2.300 pisos que se dedican a esta actividad en la zona, sólo 831 están inscritos en el registro oficial de la Generalitat. A éstos el distrito les ha dado un plazo de un mes para solicitar el cambio de uso que requiere su legalización. Los que no están registrados en Turismo, que el Ayuntamiento cifra en 1.500, serán clausurados.

El Plan de Usos de Ciutat Vella fija que la actividad de estos negocios debe ocupar una finca entera y los prohíbe en los edificios que antes de 2005 tuvieran viviendas habituales. Ello implica, según los empresarios del sector, eliminar el 95% de los apartamentos turísticos de Ciutat Vella y el 85% de la oferta en Barcelona. Pero el Ayuntamiento dio finalmente marcha atrás y decidió mantener abiertos los pisos que tuvieran la autorización de la Generalitat. Según explicó ayer el concejal de Ciutat Vella, Carles Martí, en el registro de Turismo constan 831 pisos explotados por 906 empresas (algunos apartamentos tienen varias gestoras).

Estas empresas deberán solicitar una licencia de obras mayores, que les permita desarrollar este negocio, antes del 31 de diciembre de 2006. El distrito ya lo ha notificado a 453 propietarios y ha empezado a rastrear el barrio y las ofertas que se anuncian por Internet para localizar la oferta ilegal. De momento, los resultados son indicativos. En la primera zona inspeccionada había 243 apartamentos que se arrendaban a turistas. De éstos, sólo 31 estaban inscritos en el registro de Turismo. Martí añadió que el grupo que se dedica a este rastreo cree que sólo ha encontrado el 15% de los apartamentos, por lo que calcula que hay 1.500 pisos sin inscribir.

A medida que identifica e inspecciona las viviendas para uso temporal, el distrito ordena su cierre. En caso de que sus propietarios se resistan a ello, se les aplicarán multas de entre 300 y 900 euros, y se les precintará el apartamento.

El director de los Servicios Técnicos de Ciutat Vella, Helio Lozano, añadió que hay un grupo de unos 40 apartamentos turísticos que suman varias denuncias por molestias a los vecinos. De hecho, varias incidencias fueron las que obligaron a regular estos negocios. Hasta se denunció que en un piso se jugaba un partido de fútbol.

El presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur), Joaquim Mestre, valoró que se ponga fin a la oferta ilegal, pero criticó que el nuevo plan no permita "abrir ni un solo apartamento más en Ciutat Vella". Según los empresarios, en esta zona se concentra el 85% de la oferta de Barcelona. Los precios medios rondan los 120 euros diarios y la ocupación es del 68%, pero alcanza el 90% los fines de semana.

Los empresarios también habrían preferido que para mantener su negocio hubiera bastado con pedir una licencia de actividad. Sin embargo, ello no es posible porque la Generalitat aún no ha aprobado la nueva normativa de apartamentos turísticos, que estaba prevista para este año.

Accés associats