Ciutat Vella detecta una bolsa de 1.500 pisos turísticos ilegales

Resumen de prensa, 20/12/2005

LA VANGURADIA.

ANTÒNIA JUSTÍCIA - 20/12/2005
BARCELONA

El incumplimiento de la orden de cese puede comportar multas de hasta 1.200 euros

Ciutat Vella ha detectado una bolsa de aproximadamente 1.500 apartamentos turísticos que trabajan de forma fraudulenta sin ningún tipo de licencia. A sus propietarios se les ha comenzado a enviar las primeras órdenes de cese inmediato de la actividad, de acuerdo con la entrada en vigor del Pla d´Usos de Ciutat Vella, que por primera vez regula este tipo de establecimientos. La bolsa detectada corresponde a un trabajo de campo que se está llevando a cabo desde hace días y que ha permitido concretar la localización de 212 de estos pisos turísticos a través de internet y de denuncias de comunidades de vecinos. Los técnicos, sin embargo, aseguran que la cifra de ilegales acabará rondando los 1.500.

Un equipo de personas contratadas por el Ayuntamiento de Barcelona está realizando este rastreo que, además de por internet, también se realiza a pie de calle, donde los primeros en caer han sido los que anuncian el alquiler de sus viviendas en balcones y fachadas. Éstos son los primeros que recibirán la carta de cese inmediato de la actividad, según explicó ayer el concejal de Ciutat Vella, Carles Martí, junto a los propietarios de apartamentos que han sido denunciados por sus respectivas comunidades de vecinos. De estos últimos hay un total de 40 denuncias interpuestas, y todas ellas por molestias. Las multas por hacer caso omiso de la orden podrían alcanzar los 1.200 euros.

Ésta es una de las fases más importantes de la campaña que el distrito ha puesto en marcha para controlar los apartamentos turísticos. Un control que comenzó por detectar los que sí trabajan de forma legal y que están inscritos en el registro del Departament de Comerç, Consum i Turisme de la Generalitat. En este censo constan un total de 906 empresas explotadoras en Ciutat Vella que gestionan 831 pisos turísticos (en un principio se dio la cifra de 906 apartamentos aunque, ahora se ha comprobado que había apartamentos gestionados por dos empresas diferentes). Estos 831 son los únicos que podrán seguir siendo turísticos, previa solicitud de una licencia de obra mayor para el cambio de uso del apartamento de vivienda a residencial. "No se va a permitir ni uno más ni se va a conceder ninguna licencia más", decía ayer con contundencia el concejal del distrito. El mensaje es claro y el techo de apartamentos turísticos ya está fijado. Incluso Martí aseguró que no se va a permitir a nadie acogerse a la ley de Arrendamiento Urbano (LAU) para seguir explotando su apartamento. Esta ley contempla en uno de sus apartados la posibilidad de alquilar por temporadas con finalidad turística, con la obligatoriedad de realizar un contrato entre arrendador y arrendatario. Este apartado podría convertirse en un coladero para los propietarios que quieren rentabilizar al máximo sus propiedades alquilando por temporadas sus pisos a los turistas.

De hecho, y aunque se está negociando un cambio de la LAU, éste es el principal quebradero de cabeza del futuro decreto de apartamentos turísticos que prepara la dirección general de Turisme para toda Catalunya. Sin embargo, Martí aseguró: "Tenemos la suficiente potestad y competencia municipal para impedir esta práctica en nuestro distrito".

Accés associats